Noticias

Proyectos para descontaminar el Río Bogotá, en la mira de la ciudadanía

 
Imagen de Equipo Formacion
Proyectos para descontaminar el Río Bogotá, en la mira de la ciudadanía
de Equipo Formacion - miércoles, 27 de agosto de 2014, 15:21
 
  • El megaproyecto del Río Bogotá se ejecuta en conjunto con la CAR y la Empresa de Acueducto, Alcantarillado y Aseo de Bogotá por valor cercano a los $500 mil millones.
  • Licitación para ampliación de la Planta de Tratamiento Residuales (PTAR) Salitre  tiene un atraso de más de ocho meses dice la veeduría ciudadana.
  • Colectivo de Ciudadanos Voluntarios de Humedales, Fundación Amigos del Parque Salitre y comisiones ambientales locales conforman las veedurías ciudadanas.
  • Contraloría General de la República y Veeduría Distrital acompañan desde hace un año a las veedurías ciudadanas que vigilan las obras para descontaminar el Río Bogotá.

Preocupados por el futuro del Río Bogotá, y para exigir el cumplimiento de una sentencia del Consejo de Estado que ordena a las diferentes instancias regionales y distritales “tomar medidas urgentes y efectivas para la recuperación del Río”, un grupo de ciudadanos se organizó para vigilar dos importantes proyectos que buscan aportar a la descontaminación de este importante afluente de la capital del país.

Se trata del seguimiento a los contratos de Adecuación Hidráulica del Río (803 de 2012 de la CAR), por más de 96 mil millones de pesos, y de pre licitación para la ampliación de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) del Salitre (118  de 2013), por un valor cercano a 2 mil millones de pesos, que se realiza a instancias de la Contraloría General de la República y de la Veeduría Distrital, entidades que desde el año 2013 acompañan a este grupo en la conformación de dos veedurías ciudadanas -una por cada proyecto- para hacer control social a este importante proceso de saneamiento ambiental y recuperación ecológica.

Estos contratos hacen parte del “Megaproyecto del Río Bogotá” y se ejecutan en conjunto con la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) y la Empresa de Acueducto,  Alcantarillado y Aseo de Bogotá (EAB) por cerca de 500 mil millones de pesos. Contempla, entre otras obras, la adecuación hidráulica del Río Bogotá en toda la cuenca media, la construcción de la PTAR en todos los municipios del departamento, la ampliación de la planta existente en Bogotá y la construcción de una nueva en el sector de Canoas al sur de la ciudad.

 La veeduría ciudadana que hace control social a la construcción de la PTAR Salitre encontró que pese a que la obra de ampliación estaba prevista para 2015, sería una realidad hasta 2019 por demoras en  aspectos jurídicos, entre estos, que la fase de licitación tiene atrasos de más de ocho meses. “Esto podría acarrear sobrecostos en el proyecto para la construcción de la segunda etapa de la planta”, agregó la veeduría ciudadana, en reunión sostenida con el director de la CAR, Alfred Ignacio Ballesteros Alarcón, quien destacó el trabajo de seguimiento de las veedurías ciudadanas al Río Bogotá.

Por su parte las veedurías ciudadanas destacaron el apoyo de la CAR en el proceso “esta Corporación ha mostrado gran disposición y ha participado activamente en las reuniones para  permitir un ejercicio de control social efectivo y cualificado”.

 Sin embargo, hicieron énfasis en que la CAR debe publicar oportunamente en la página web las diferentes etapas del contrato, toda vez que “uno de los mecanismos más efectivos para coadyuvar a dar transparencia a dichos procesos, es que se encuentre la información general pertinente a disposición de la ciudadanía; de tal forma, que sean prontamente accesibles al escrutinio público”.

 A su turno, la CAR explicó que en el terreno de ampliación de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales, se construirá un Parque Metropolitano, que les permitirá a los ciudadanos divisar parte de la PTAR, para sensibilizarlos con actividades pedagógicas acerca de la responsabilidad de no contaminar las aguas.

 De otro lado, la veeduría ciudadana “Yo también soy Río Bogotá” que hace seguimiento al contrato de adecuación hidráulica, con el cual se busca a finales de 2014 la reubicación y reforzamiento de jarillones, profundización y ampliación del cauce para minimizar riesgos de inundación hasta la altura de la calle 13, afirmó que si bien ha habido difusión del proyecto, la estrategia de la misma podría mejorar, ya que todo parece indicar que la gente en la localidades aledañas al proyecto no está muy enterada del mismo, según un sondeo que hizo el grupo veedor en las localidades de Bosa y Kennedy.

Ante esta situación, la ciudadanía le pidió a la CAR desarrollar otras estrategias de sensibilización sobre las características y costos de la obra, de tal manera que la comunidad conozca que el proyecto de adecuación hidráulica hace parte del megaproyecto de descontaminación del Río Bogotá, al mismo tiempo que mejore su comportamiento frente al manejo y disposición de los residuos sólidos.

Para la Veeduría Distrital, este tipo de iniciativas ciudadanas se constituyen en una buena oportunidad de velar por el cuidado de lo público para que los proyectos se ejecuten con eficacia y eficiencia.